viernes, 4 de marzo de 2016

Dibujar encima del dibujo

A Pequeño Dragón le apasiona dibujar, siempre encuentra una excusa para activarse creativamente y ponerse a expresar sus talentos, yo me derrito con sus procesos. Siempre está inventado.

Ayer descubrió un unicornio dibujado sobre una esterilla, que hice en mi adolescencia y que inexplicablemente ha sobrevivido a cuatro mudanzas. Lo tubo claro desde el principio, quería dibujar el unicornio y para darle más realismo fijarse en esta cabeza de caballo en escayola que ha rodado por diferentes sitios desde mis tiempos de estudiante ("por que los unicornios son igual que los caballos pero sin cuerno, ¿verdad mama?") . El mismo ubicó sus materiales y se puso manos a la obra. Tumbarse encima del dibujo para hacerlo es una experiencia en sí misma: implica mover todo el cuerpo y no solo las manos.


Se puede decir que cuando Pequeño Dragón dibuja entra en trance, y lo hace repitiendo su particular mantra en forma de silviditos con los que llenan toda la casa, como si fueran pajarillos inquietos.


Puede que sean mis gafitas de madre, pero a mi me parece que los resultados siempre son espectaculares.


Y este en concreto, ¿no tiene un aire totalmente Picasiano? :))


Mucho arte  tenemos en casa :D

martes, 26 de enero de 2016

Fotografías de Chema Madoz

Hace una semana fuimos a ver una exposición de fotografía, ya clausurada, que nos encantó
El artista es Chema Madoz, un poeta de la imagen, que combina objetos, puntos de vista y escenarios, creando un universo onírico dentro del que hemos entrado como en un mundo fantástico ideal para niños y grandes. Nos hemos sentido muy a gusto.

Mención especial merece, la sala de exposiciones del ejemplarizante centro cultural Tomás y Valiente, en Fuenlabrada, un espacio estupendo, amplio y bien iluminado, ideal para pasear por otros mundos visuales y perderse en ellos.


Son imágenes en blanco y negro realizadas en su mayoría con cámara analógica y sin retoques digitales, lo que le añade un plus de romanticismo a sus fotografías.


Me gustan estos encuentros artísticos, donde el mundo adulto y el de los niños se encuentran de manera natural (con la obra de Miró sucede también, aunque desde un lenguaje diferente).
Cada imagen sugiere que en ella está sucediendo algo que podemos inventar juntos creando espontáneamente un cuento. Es fantástica la idea de representar una realidad diferente con objetos cotidianos, reconstruyendo su funcionalidad.

Estas imágenes sencillas, bellas y sugerentes son un detonante perfecto para activar la imaginación y mariposear sobre lo que en ellas sucede, ideal para verlas con niños y comentarlas largo rato durante y después... o "actuar" proponiéndose emular la artista


En la muestra se podían ver algunos de los artilugios creados por el artista para realizar las fotografías, lo que servía en bandeja la posibilidad de generar nosotros mismos otros inventos aprovechando la disparatada-mente maravillosa que tienen los bichos... ahí queda la propuesta.


Son "cachivaches" fantásticos :)


Pequeño Dragón y  Chispita, se han dejado sorprender a cada paso, disfrutando como solo los niños saben hacerlo.


Artistas como Chema Madoz nos activan imaginativa-mente y emocional-mente.


Si tienes la suerte de encontrar cerca una exposición suya no te lo pierdas y si no, siempre puedes visitar su Web aquí.


martes, 12 de enero de 2016

Cultivando setas en casa

Este año de Biocultura nos trajimos un kit de cultivo de hongos  con el que hemos adornado el salón de casa con la magia de la naturaleza.


Nos ha encantado poder ver de cerca el ciclo completo de crecimiento de las setas y hemos alucinado con la rapidez  con la que sucede todo. Practicamente en cuestión de horas hemos visto como un pequeño bulto en el compost se convertía en micro bosque de setas que en sólo cuatro días estaban listas para comer.


Por momentos las hemos vista crecer en casa, en pocas horas su tamaño aumentaba de forma considerable, en el mismo día.


Ha sido y está siendo, una experiencia preciosa, tener setas creciendo en casa, los bichos absolutamente emocionados, sobre todo con la primera cosecha (ya vamos por la tercera)

 
Además, todo es importante, quedan preciosas en nuestro salón.


Y los bichos deseando meterles el diente


... las hemos cocinado en revuelto, con cebolla y ajos, mezcladas con pasta, sobre la pizza casera, de todas formas están rericas :)


Una experiencia muy recomendable que además apoya el proyecto de una empresa social y cooperativa  que produce setas de forma ecológica a partir de posos de café . Si te interesa conocer más detalles sobre la iniciativa pincha aquí

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Diana para peonzas

La peonza es uno de los juego tradicionales que más me gusta. Curioseando en su historia (aquí) he descubierto que los primeros indicios de su aparición datan de ¡4000 años antes de Cristo!.
Pero a pesar de que con los años los materiales se han ido modernizando y generando variantes de consumo, la mecánica sigue siendo la misma y continua despertando pasiones entre los más pequeños, al menos en los míos que no se cansan de ellas.

Pequeño Dragón empezó a bailarla cuando aún no había cumplido los dos años, lo que le hace ahora un auténtico veterano del juego.


Y aunque nunca ha sido un juego para casa, ahora que tenemos patio la cosa cambia y se pasan largos ratos con ellas. Se han inventado la diana para peonzas que han fabricado con los restos de una caja. El juego consiste en intentar que la peonza caiga en el sector de mayor puntuación, para luego ir anotando las cantidades en una tabla para sumarlas.

Destreza motora y cálculo mental, qué mas se puede pedir.


Me pasaría horas viéndoles jugar...

sábado, 12 de diciembre de 2015

Retales de la mudanza

Mudarnos de casa ha sido para todos una de las mejores fuentes de estrés por la que hemos pasado juntos.

Para los bichos, especialmente para mi niño grande, sereno y consciente por naturaleza, ha supuesto casi un proceso de luto, en el que debíamos despedirnos de nuestro espacio habitual para reinventar una nueva forma de organizar nuestras cosas.... a pesar de lo paulatino del cambio y de haberles implicado en todo el proceso, de haberlo hablado y haber razonado el porqué del cambio que pensamos va a suponer una mejora, la pena  y los llantos nos han acompañado en varios momentos, aunque por supuesto no en todos.

Empezamos con una primera fase de negación absoluta, B no quería ni oír hablar de cambiar de casa y se resistía a ver opciones para el cambio... cuando visitar casas se convirtió en casi una rutina, empezaba a opinar, pero ninguna era tan interesante como "la suya". Pero poco a poco la decisión echaba raíces, mientras nuestras cosas empezaban a quedar almacenadas en caja que progresivamente iban apilándose en el salón. Los bichos comenzaron también  a empaquetar lo que consideraban no necesitarían a corto plazo.

Tener tantas cajas en casa era en sí mismo una fiesta, jugar con ellas, apilarlas, meterse dentro, rellenarlas, cerrarlas, etiquetarlas y colocarlas en forma de montaña, tenía su encanto... pero el cambio era inminente e inevitable y de cuando en cuando reaparecía la tristeza en mi niño grande.



Pequeño Dragón, en cambio lo vivió con mucha más frescura, y entre otras cosas se inventó durante unas cuantas semanas  un rincón favorito de lectura.

En los últimos meses se ha convertido en un pequeño devorador de letras, que igual recita en voz alta le carta de comidas de restaurante, que se esmera en desentrañar el significado de términos que encuentra en algunas de mis guías de campo... "¿mama que es un coleóptero?" 

Cuando la nueva casa dejó de ser un proyecto por cerrar y se convirtió en un espacio físico real, se implicaron en unos cuantas decisiones y algunos trabajos, como elegir el color de su habitación y pintarla. Para ello fuimos juntos a una pequeña tienda de pinturas del barrio que nos encanta porque el techo está pintado con cuadrados grandes con los colores que se pueden elegir. Mirando para arriba,  pasamos un rato jugando mentalmente por encima del tapiz multicolor hasta que cada uno decidió de qué color quería pintar su habitación y salieron de la tienda cada uno con su bote de pintura metido en una bolsita. Se me antoja que ese momento será uno de esos que recordarán muchos años.


Para el pequeño de casa ir de compras al gran almacén es una excusa estupenda para escribir la lista de pedidos de manera espontánea. Qué fácil resulta aprender cando la motivación es intrínseca y no impuesta.



Mi niño grande ha despuntado en el montaje de muebles. Él solito ha sido capaz de interpretar instrucciones, clasificar contenido y planificar la tarea.


Ha resulto los ensambles como un auténtico profesional



Y manejado la herramienta como si lo hubiera hecho toda la vida.



Ha sido capaz de realizar paso a paso, y sin apenas ayuda, todo el proceso.


Y de paso con la satisfacción del éxito por el  reto superado, las lágrimas de la despedida se han hecho menos amargas... aunque por mucho tiempo continuará asegurando que la otra casa el gustaba más.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Nuestro calendario de adviento y ¡arrancando! que es gerundio.

Con ganas de retomar este espacio después de cuatro meses ausente, con la resaca aún de  sustos y enfermedades con final feliz y una mudanza en la que seguimos inmersos....  en medio de un liviano sentimiento de morriña por la perdida de mis ratitos blogueros, que se atascaron entre un montón de despropósitos, por fin, si que sí, decido ponerme manos a la obra y dar salida a un montón de recuerdos y propuestas que guardo en mi cámara y en la memoria y que quiero compartir.

Como detonante me sirvió el sprint que me pegué hace tres días a las tantas de las noche para no dejar a mis bichos sin su calendario de adviento y con el queda inaugurado de nuevo mi rincón bichero.

Nuestro calendario de adviento este año ha sido totalmente exprés. Compré vasos rojos desechables que disfracé con unos números muy chulos que imprimí aquí, unas cuerdas de cáñamo con las que los até en el árbol y unos trozos de servilleta azul para esconder la sorpresa, el resultado unos niños emocionados un año más con esta bonita tradición.

Aquí y aquí de años anteriores

domingo, 5 de julio de 2015

domingo, 28 de junio de 2015

El cuelavión

CUELAVIÓN: dícese de la sábana con agujeros de diferentes diámetros y puntuación por las que los jugadores intentan colar aviones de papel.
Para pintar los círculos hemos utilizado platos de diferentes diámetros, a más diámetro menos valor numérico (un juego de sumas y habilidad motriz perfecto para mi mayor de siete años).
Los moldes de números y letras son de goma eva adhesiva sobre los que hemos estarcido pintura de tela. Una vez seca los hemos retirado quedando la silueta perfectamente dibujada.


La sábana tiene el ancho de las puertas de casa y unos colgadores de cuerda para engancharla sobre el marco. Ya sólo queda ponerse a jugar y a sumar.

lunes, 22 de junio de 2015

El Árbol de sumar

Después de casi dos meses de ausencia totalmente engullida por tantas cosas que hacer: mi escuela, el cole, encuentros que no me he querido perder, liadas de aquí y de allá que con gusto pero sin pausa han devorado mi tiempo nocturno, ese tiempo que dedico a nuestro rincón bichero, regreso con ganas de retomar recuerdos que se escapan sobre cosas que hemos hecho juntos y que me gusta compartir aquí. Casi ni sé por donde empezar, pero como está a puntito de acabar la primavera, que mejor que hacerlo con un árbol frutal,  nuestro árbol de las sumas.


Una propuesta que vimos en el blog de Aprendiendo Matemáticas aquí que nos encantó.
Nosotros hemos cambiado los pompones por manzanas y nos hemos entretenido un rato dibujando  (a partir de una plantilla) coloreando y recortando. Luego lo hemos plastificado todo para que dure un poco más y les hemos puesto unos velcros. A mi Dragoncito que está a punto de cumplir los cinco le encanta. Este de la foto va para el cumple de una amiguita :)

FELIZ SOLSTICIO DE VERANO

domingo, 26 de abril de 2015

Imágenes en la mesa de luz

Desde que cambiamos de lugar la mesa de luz, por problemas de espacio ya no se usa tanto en casa. Casi se nos había olvidado lo estimulante que puede llegar a ser jugar con ella. Me fascinan las imágenes que salen de estas experiencias: bolas de hidrogel con colorante, agua, vidrio, recipientes, siluetas.. Ahora hace justo un año que publicamos esta entrada.  no me resisto a colgar hoy las nuevas fotos que han salido de este mismo experimento de luz y color, tienen tanta fuerza...