sábado, 5 de octubre de 2013

La vuelta al cole

Para mi el año empieza realmente en septiembre: es el momento en el que el verano crea un punto de inflexión entre lo que te llevaste y lo que te traes para continuar, es momento de hacer planes, de empezar nuevos proyectos, de afrontar el nuevo curso escolar... supone restablecer  rutinas, robotizarse un poco, someter los deseos a la obligaciones y reconcilarse con esta vida en sociedad que hemos elegido vivir... ni que decir tiene que son una serie de cambios que hacen que septiembre sea realmente, para nosotros, el mes de la cuesta

Siempre se repite y son para mi días de mucho estrés: inicio de curso, en expectativa de destino, sin saber a ciencia cierta donde trabajaré y en qué condiciones... haciendo cábalas para organizarme con un horario que aún no tengo y que me cae cada año encima de un día para otro... esta es mi realidad, como la de muchos profesores cada año, llevo muchos años en esta situación,  y es algo a lo que no te acostumbras nunca, era difícil de llevar cuando no tenía hijos, pero ahora con dos retoños, en edad casi preescolar,  absolutamente dependientes de las emociones de una... puuuuuf!!! demasiada carga de magnética, tengo la sensación de ser un cuerpo al que se le van pegando virutas.

Imagen tomada de: http://aventurasdeiliplense.blogspot.com.es
/2012/09/la-piedra-iman-y-su-magia.html

 Este año para empezar la vuelta al cole teníamos como punto de partida un verano estupendo, con lluvia, risas, vegetación muy verde, paseos, playas tranquilas, y descanso del de verdad junto a mis tres chicos y unos cuantos amigos y amigas... que por comparación con el verano de mierda (lo siento cuando hay que decirlo hay que decirlo)   que pasamos el año pasado con mi inmensa, infame y egocéntrica escayola, nos ha hecho sentir como en El Olimpo... y nos pasó que perdidos en el "buenrollismo" de los últimos días de agosto nos dimos cuenta, casi de repente, que había que volver, no hubo periodo de adaptación y eso puede ser terrible :(
... Al llegar a casa, nada más entrar por la puerta, mi niño grande se puso a llorar como una magdalena, con una pena que partía el alma, no había modo de consolarle, él quería seguir de vacaciones, y yo también...  ¿y como quitarle la pena a alguien cuando tu sientes lo mismo?... Y así empezamos nuestro viaje de vuelta a la rutina, entre, lágrimas, lamentos y rechazo. Los primeros días de cole eran parte de los mismos sentimientos: la incertidumbre acerca de lo que vendrá, sumado a una buena dosis de imaginación llevó a mi mayor a olvidar todo lo bueno y cebarse en quien sabe qué pensamientos hostiles. La verdad es que yo no estaba muy preparada para ello, me pilló de sorpresa un retroceso así, pasamos algunos días bastante malos hasta que fuimos encarrilando confianza y la cosa mejoró... Para el pequeño Dragón todo fue más o menos como esperábamos: vergüenza y rechazo ante las nuevas personas y entornos, súbito y supino apego en forma de "lapilla" alrededor de mi cuello, noches en vela soñando, lágrimas por angustia de separación... son trances por lo que supongo que es inevitable pasar a veces y creo que, para un desarrollo emocional sano son necesarios porque generan aprendizajes importantes, sólo hay que garantizar un buen colchoncito detrás, lo importante es estar ahí, aunque sea con virutas pegadas,  por suerte todo  pasa poco a poco, cuando se acompañan y se respetan los procesos.

Después unos cuantos días de tormenta el río ha vuelto a su cauce, ha regresado la calma y las noches durmiendo del tirón ¡que delicia!, por suerte ya todos vamos al cole con la sonrisa puesta, y lo que es más importante salimos con ella también, ¡bendita estabilidad!.



6 comentarios:

  1. Septiembre ha sido demoledor!! Me alegra que el mes haya acabado tan bien!
    Por otro lado, miro hacia atrás y me parece mentira que ya estemos en octubre. ha sido un suspiro. Haciendo piruetas todo el día, pero un suspiro.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demoledor!!... Muy gráfico Maite :)
      Lo bueno es que al final siempre acaba y por comparación se disfruta mucho más lo que viene detrás...
      Ánimo con ese octubre!!

      Un besote

      Eliminar
  2. Felicidades, por el día del maestro y por tu nuevo blog.
    Yo sigo con el periodo de adaptación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta!!, tranquila que el final siempre llega y en menos tiempo del que esperamos echaremos de menos ese apego que ahora nos hace pasar tan malos ratos :)

      Eliminar
  3. Me siento una privilegiada por haberte encontrado y por encontrarte cada tarde en el cole, pero también en diferentes momentos del día vía virtual, allí donde los sentimientos revolotean, brincan, cantan... Gracias por tu transparencia, por tu sencillez, por tu serenidad... Muchas gracias. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentimientos revoloteando, brincando y cantando... esos suena muuuy alegre :)
      Gracias a ti por tus palabras, eres un amor.
      Un besazo

      Eliminar