miércoles, 11 de diciembre de 2013

El pregonero de chistes

La sorpresa de hoy para Pequeño Dragón era este chisté:

Dos aceitunas van en moto, en una curva se cae una de ellas.
 - ¡AY, creo que me he roto un hueso!.                             
- ¡Como te vas a romper un hueso si estamos rellenas de anchoas!.

En cuanto te lo he contado, lo has repetido unas cuantas veces para memorizarlo y te has marchado al colegio con munición extra de sonrisas.
Al llegar ibas parando a todo el que se cruzaba en tu camino y cual pregonero, con tu papelito chistero en mano, le recitabas lo que acababas de aprenderte. Esto se ha repetido varias veces.
Yo casi troncho de la risa. Era un poema verte con tu gorrito de bola, los brazos bien extendidos sujetando el chiste con las mano y la espalda ligeramente arqueada hacia atrás, gritando a los cuatro vientos tu recién estrenada habilidad para la comedia.


Un día abro la boca, como el lobo de Caperucita, y te zampo entero :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario