jueves, 13 de marzo de 2014

Microrelato

Hoy me he encontrado con esto, no recuerdo cuando lo escribí, pero me ha caído tan simpático que he pensado guardarlo aquí :)

Jugar

Mis hijos me han enseñado a hacer de las pequeñas cosas cotidianas un juego. Por eso de camino al tren, dibujo circuitos con tiza en el suelo, mostrando el camino correcto. Cada día invento un rap, que tarareo silabeando al entrar en la estación, mientras mi cabeza se escapa detrás del ritmo. Una vez en el andén salto a la pata coja para no pisar las rayas de las baldosas. Pero lo que más me gusta de todo es cantar a voz en grito, cuando me subo a un vagón lleno de gente, el Cumpleaños Feliz , porque siempre alguna cara sorprendida me delata que efectivamente es su cumpleaños.

2 comentarios:

  1. Ay yo me muero si me pongo a cantar y me miran!!! Lo de no pisar las rayas o no pisar los baldosines negros o solo pisar las rayas blancas de los pasos de cebra tb me toca hacerlo a mi... y la verdad es que es divertido!!!

    ResponderEliminar
  2. jajjajajajja!! ¡¡ yo no canto en el tren Charo!!, jajajajajaja... aunque a veces me gustaría estar un poco más loca y hacer estas cosas, de momento me conformo con imaginarme la situación ;)

    ResponderEliminar