lunes, 10 de marzo de 2014

Pequeños jardineros

Si hay algo que hecho de menos de nuestra antigua casa son las plantas. Teníamos una terraza urbanita, de esas largas y estrechas en las que apenas entraba una silla, con vistas a otra terraza casi idéntica a la nuestra. Pero mi terraza molaba, porque mi terraza era como una pequeña selva. Tenía uno de esos complementos de obra incorporado a la barandilla que me permitía poner muchísiííimas macetas que daban a la calle y que yo tenía siempre a reventar de bonitas, en invierno las cubría, en verano las mimaba, y ellas, agradecidas en esencia, me daban a cambio un pedacito de naturaleza que me recordaba el cambio en las estaciones. Parece mentira que la primavera o el otoño puedan llegar a pasar desapercibidos, pero, cuando se vive en el centro de una gran ciudad, pasa... También tuvimos, durante bastante tiempo, una casa nido donde periódicamente anidaban gorriones ¡que alegría escuchar sus voces!. En todo lo demás hemos ganado:
Nos mudamos a un barrio más amplio, con zonas verdes, donde por la ventana podemos ver árboles que nos chivan muchas cosas. Ahora es muy difícil no darse cuenta de los cambios de estación y tenemos luz a raudales, pero no tenemos terraza y sin terraza apenas podemos tener plantas... o sí... el caso es que yo nunca cultivé plantas de interior, pero si es esta la opción actual, hay que sacarle partido... y este fin de semana hemos hecho campaña de rescate de unos pocos tiestos que teníamos bastante abandonados.
Nada más sacar el saco de tierra y un par de macetas olvidadas me han crecido dos apasionados jardineros: tierra, palas y recipientes para trasvasar ¡que mejor propuesta para un niño?!

Primero le ha tocado el turno a la drácena, la más joven y lozana

El mayor toma las riendas de la faena mientras Pequeño Dragón observa con atención y colabora espontáneamente en lo que le parece :)


Hasta que le toca el turno a él: va a trasplantar "su drago", ese pequeño arbolito que nos trajeron de Canarias unos amigos el año que mama se rompió el brazo y que llevaba más de un año en una maceta diminuta sobreviviendo sin si quiera un triste agujero, sin duda una planta fuerte.


Luego les han seguido unas cintas que sembró Bruno el año pasado en el cole, una planta con cuatro hojitas mustias que algún día dió una flor y el poto de la escalera. Qué chufa con el nombre del poto se han pasado, han estado riendo durante más de media hora "¡¡potooo!!, ¿¿pero que nombre es ese mama??, ¿pero se llama poto de verdad??. sí, por que pota... ¡¡ay que asco!!, yo no quiero tocar el poto que huele mal..., sí, que a lo mejor gomita"  :) :) :). Y el poto ha dado para un buen rato de risas por que los caminos de la diversión infantil son imprevisibles :)

Para finalizar teníamos una buena cantidad de tierra repartida por bastantes sitios, y para mi sorpresa (Draguini es un maestro del escaqueo cuando de recoger se trata) han encontrado tanto o más apasionante el oficio de barrendero que el de jardinero y el suelo ha quedado limpio como los chorros del oro :)


Y aquí comienza la historia de una selva de interior ;)

2 comentarios:

  1. Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, yo también estoy deseando empezar con las plantas !!!!! Por suerte sí tenemos balcón, con plantas aromáticas y todo, mis preferidas, jejej.
    Realmente tienes unos jardineros estupendos, me encanta ver a los peques jugando con la tierra, cuidando las plantas, concentrados ... es una pasada !
    Ya nos explicarás más sobre la selva interior !!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Jó yo casi me había olvidado de lo mucho que me gustan y retomar las aficiones junto a los peques es una gozada... supongo que algún día tendré más sitio para sembrar y seré como esas ancianitas que salen mucho en las pelis americanas sentadas en el suelo metida en la faena y rodeada de plantas y tierra :)
    Bueno, una "selva selvática" no sé si llegaremos a tener por que estamos de paso y luego a ver que hago con tanta planta... pero si metemos la cabeza en entre as hojas de una lo sificientemente grande y humedecemos la tierra, tal vez consigamos alguna sensación similar :D
    Qué bien que nos visitas!!, gracias por tu comentario.
    Un besote

    ResponderEliminar