viernes, 25 de abril de 2014

Bolitas de hidrogel en la mesa de luz

Valoro mucho la estética de las cosas con las que me gusta rodearme. Muchas veces disfruto mientras pienso en elegir el lugar que ocuparán objetos que quiero que formen parte de mis espacios y si no lo encuentro dejo allí el objeto hasta que aparece "su lugar". Me gustan las cosas bonitas.
Tengo un puntito obsesivo con la simetría y con la manera de combinar los colores. Busco hasta encontrar la armonía en los objetos y los espacios y, a pequeña escala, esto lo extrapolo a todos los ámbitos de mi vida.

Con las cosas que rodean a mis hijos me pasa igual y aunque mi casa es últimamente bastante caótica (creo que esto es inherente a la maternidad cuando los niños son pequeños e intento no sufrir por ello) cuando tengo tiempo me gusta disponer las cosas con mimo, como si hubiera que prepararlo para un decorado teatral. 

Todo este rollo para presentar una actividad muy sencilla, pero con una estética bellísima, de la que hemos disfrutado en los últimos coletazos de unas largas y estupendas vacaciones de Semana Santa. Les propuse a mis bichos jugar con unas bolas de hidrogel en la mesa de luz. Hace mucho que las tenía guardadas (son de esas que se hinchan en contacto con el agua) y nunca las había sacado por miedo a que acabaran en el estómago del chiquitín en épocas en las que todo va a la boca. Pero ya estamos grandes así que nos tocaba ya.
 
La actividad en sí no tiene ningún misterio: agua recipientes, bolitas y a jugar; pero lo hemos pasado tan bien y han quedado unas fotos tan chulas, que me apetecía muchos guardar aquí estos momentos.

Lo primero es preparar el espacio para una sesión de lujo


El complemento extra de las jeringas le da un plus de atractivo y reduce la posibilidad de que todo acabe lleno de agua. Se trata de añadir agua en los recipientes donde están las bolas


y esperar a ver que pasa


Las bolitas se empiezan a hidratar, aumentan de tamaño y el tinte que contienen se disuelve parcialmente en el agua, ¡mola!


Si las tocamos descubrimos que su textura es gelatinosa aunque firme.
-"Mamá y ¿que pasa si las estrujo?".


Van seleccionando las "raras" y las ponen a parte en un recipiente especial. El resultado parece la muestra microscópica de alguna bacteria mutante :)


Y luego a poner las bolas todas juntas en un recipiente grande.
Al lanzarlas desde cierta altura ¡botan!


Estos macros me encantan!!


En la superficie de las pequeñas esferitas aparecen grumos por que las bolas al expandirse lo hacen de manera irregular.


Mirar y observar no son la misma cosa ;)


El contrate de la mano de los bichos con  la luz y la transparencia colorida de las bolas, hace que parezca la mano negra de las historias de miedo. Hasta les ha dado un poquito de mal rollo.


¡¡Me encantan estas fotos!!


Una vez tocadas, botadas, obeservadas, estrujadas y disfrutadas lo suficiente, las separamos nuevamente.



Cada color en un envase distinto


Al final uno de los pasajeros se ha bajado de la mesa de luz y sólo queda el más pequeño, que sigue alucinando con las bolitas saltarinas por un buen rato :)


10 comentarios:

  1. A mi también me encantan, y a David no te digo .... Las nuestras se hacen más grandes, se hinchan más, como canicas grandes, y no veas como botan !!! divertidísimas . También las hemos usado en la mesa d eluz y casi se puede decir que es algo mágico.

    La cuarta foto es aboslutamente GENIAL !

    Ah por cierto, igual te invito a casa sabiendo ese don para ubicar y organizar espacios ...

    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí yo también esperaba que crecieran más, tal vez se nos habían caducado por eso no se han hinchado tanto :/ La verdad es que sí son realmente mágicas, por eso las fotos quedan tan bonitas :)
      Bueno, me lo paso bien organizando espacios pero de ahí a que tenga un don... de verdad que no. Aún así acepto tu invitación, aunque sea en virtual, porque igual estamos un poco lejos :)
      Un besazo Grande

      Eliminar
  2. Qué maravilla! Nosotros jugamos mucho con ellas (ahora hace dias que no...) y les encanta, incluso cuando son mayorcitos! Nosotros organizamos una sesión de baño y a los niños les encantó!
    Coincido con Camino, la cuarta foto ya la puedes ampliar y colgar en el comedor de casa, qué fuerza!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ay!!, yo pensé lo de la bañera, pero estas manchaban tanto que pensé que me saldría los niños teñidos :D Tal vez una vez decoloradas un poco nos animemos a probar. ¿Las pusisteis sobre el agua o con la bañera vacía?
    Gracias por tus palabras, tal vez me anime y pase la foto a papel, que la verdad es que no tengo casi nada en soporte físico.
    Una Besote

    ResponderEliminar
  4. Ohhh genial!
    Me extraña que no has publicado mas fotos... no se puede parar mirar lo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!, la verdad es que hice un montón más y según las hacía pensaba lo bonitas que iban a quedar y la verdad es que me encantan :) Una experiencia para repetir. Un besazo Hilke

      Eliminar
  5. Acabo de hacerme con una mesa de luz que pertenecía a mi madre y me has dado una idea genial!!! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nuesra también era de mi padre! :) Es un recurso fantástico esta mesa, que la disfrutéis
      Un besazo

      Eliminar
  6. Me encantan las fotos de las bolitas, dónde las venden? Yo quiero!!

    ResponderEliminar
  7. Yo las compré en un chino, pero no las he vuelto a encontrar, tampoco voy mucho... sí he visto que las venden ya hidratadas, pero la gracia es verlas crecer... Pienso que en tiendas de material para jardinería tipo verdecora tal vez hay suerte. Ya contarás. un besote

    ResponderEliminar