domingo, 18 de enero de 2015

La germinación de la lectura

El lunes día 12 sucedió algo mágico, con esa magia con la que la naturaleza establece conexiones en los procesos de crecimiento de todos los seres vivos. La misma fuerza natural que hace brotar las yemas de la higuera en pleno invierno o empuja a la tortuga a romper el cascarón justo en el momento preciso, puede hacer y hace que un niño aprenda a leer. Sólo un proceso natural puede surgir de esa forma tan espontánea cuando en el entorno se dan las condiciones adecuadas, cuando hay un equilibrio entre los elementos del ecosistema. Así lo entiendo yo, como un proceso vivo que la naturaleza cierra para abrir un mundo entero de palabras por descubrir, palabras con las que se irá estructurando el pensamiento de un modo cada vez más complejo. Es algo tan bonito que me emociona hasta las lágrimas.

Y así  sucedió:
Habíamos leído, como cada noche, un par de cuentos juntos. Mi Niño Grande se había quedado, según su rutina, a leer un rato más en solitario y Pequeño Dragón pidió quedarse "leyendo" un cuento solito en su habitación emulando a su hermano. Hace ya algunas semanas que venía haciéndolo, como parte de un juego, en el que disfrutaba por unos minutos, sólo unos pocos, de algunos de sus libros favoritos, sin más intención que recordar sus historias muchas veces ya leídas y disfrutar de cada imagen con secretos siempre nuevos. Era un juego de unos cinco minutos, luego a dormir.
Pero el lunes fue distinto, había pasado ya muchos minutos y su juego no acababa, era extraño... me asomé a la puerta entreabierta de su habitación, como una espía y le descubrí tumbado en su cama con un cuento abierto silabeando palabras en voz alta ¡estaba leyendo!, pero leyendo de verdad: primero una palabra, luego otra, tal vez una más, hasta encontrar el sentido de todas en la formación de una frase que repetía en voz alta con fluidez. Leía " Pino quiere a Nina". Concentrar mas ternura en un momento era imposible. Fui a por la cámara, desenfundé la grabadora y llamé al papa para compartir un momento tan especial, nos quedamos por un buen rato escondidos tras la puerta disfrutando el espectáculo. Nunca antes le habíamos visto hacerlo. Desde antes del verano había comenzado a escribir los nombres de sus amigos, a reconocer y leer algunas palabras, jugaba con los alfabetos, con las letras, escribía cada vez más cosas, incluso había redactado solo la carta de los reyes magos... Reconocía muchas palabras, podía desmembrarlas casi todas, pero nunca le habíamos visto leer un cuento.
Y a partir del lunes le han explotado las ganas de leerlo todo, con cada palabra que silabea y une a otras para formar frases con sentido, nos muestra su emoción: sus ojos se encienden como estrellas y sonríe de pura felicidad. Ahora quiere leer todo el rato, ha descubierto los cuentos escritos con mayúsculas y quiere ser todo el tiempo escuchado, está orgulloso de su nueva habilidad y nosotros emocionadísimos de haber asistido de una manera tan mágica a la germinación, en nuestro Pequeño Dragón, de la lectura.

12 comentarios:

  1. Precioso, compañera. Tan buena mamá, como maestra. Gracias por tu energía y entusiasmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buenísimo encontrarte por aquí Borja, eres como un soplo de aire fresco. Muchas gracias por tus palabras, me has sacado los colores.
      Un abrazo enorme para ti, a ver si te lo puedo dar pronto ;)

      Eliminar
  2. Me has puesto la piel de gallina! Qué emocionante y qué bien lo has transmitido! El día que me pase con Peque lo voy a flipar. :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno!, muchas gracias :)
      Ya verás, estate pendiente porque en cualquier momento pillas infraganti, y pocas cosas tan bonitas hay <3
      Un besazo

      Eliminar
  3. Me encanta, enhorabuena, una nueva puerta se ha abierto para él, una puerta a la imaginación y a la fantasía, a los viajes y las aventuras. Leer es maravilloso y cuando lo hacen por primera vez es una emoción indescriptible.
    Felicidades al pequeñajo y un babero para tí ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya lo creo que sí. Muchas gracias por tus palabras... Ah! el babero que sea XXL plis
      Besotes

      Eliminar
  4. Me parece un momento precioso y, como bien dices, lleno de magia. Estoy deseando que llegue también a mi casa, poer por ahora mi mayor no se arranca. prefiere que se lo leamos nosotros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya verás, llegará cuando tenga que hacerlo, mientras tanto, y después también, no dejéis de leerles.
      Un besazo guapa

      Eliminar
  5. Ohhh qué emocionante, que bien lo has escrito, cuánto me alegro de que pudieses (pudieseis) ser testigos de ese momentazo!!!! Preciosa entrada para el recuerdo! Besicos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias! me alegra que te parezca emocionante, porque emocionaita perdia estaba yo cuando lo escribí :)
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. ¡Que emoción! ¡Que momento tan mágico y especial! Una entrada preciosa: me dejas temblando de emoción.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito cuando llega lo que quieres compartir <3<3<3

      Eliminar