lunes, 20 de abril de 2015

Postales de Semana Santa

 
Es sorprendente lo rápido que pasa el efecto de las vacaciones. Hoy que estoy a punto de naufragar de cansancio, rescato retales del descanso que disfrutamos hace tan sólo veinte días esperando combatir con ellos esta astenia primaveral que me mata...
 
Niños y campo:  ¡qué bien combinan!
 

 Verlos correr así te hace sentir el aire en la cara, incluso dentro de casa


Y la paz de mi mayor sentado sobre la hierba.


Disfrutar del paisaje de los campos de cultivo interminables, tapizados con los brotes del cereal joven y la tierra roja que acaba donde empieza el azul del cielo


Y descubrir el misterioso capricho de las extrañas sombras que conversan.


Rebuscar escurridiza vida animal en el famélico río


Y enseñar a los amigos los experimentos tantas veces repetidos en casa: apagar fuego de vela con los gases provocados en la reacción producida al mezclar vinagre y bicarbonato. Cosas casi de magia


No olvidar la visita a nuestro viejo sabinar, ¡tan hermoso en primavera!


Y trepar pos los mismos troncos caídos de siempre

Imantarse con las primeras flores que nacen


Y reencontrarse con viejos amigos


Pescar algas en el río, como auténticos tesoros


Y ver florecer la vida


Descubrir juegos de cartas junto al fuego del hogar


Y montarse sobre el humo de la leña aún verde


... hasta alcanzar la luna

8 comentarios:

  1. Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh que envidia me has dado !!!! que fotos más preciosas, más inspiradoras , que evocadoras son ...
    A mi me encanta este tiempo, el despertar después del invierno, cuanta vida, cuantos colores ....
    Cuanta paz y buen rollo transmitís!!

    besotes !

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras Camino, me reconfortan como un abrazo :)
    Sí. la primavera es un regalo
    Un abrazo largo

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosa entrada, transmite momentos inolvidables, cotidianos, naturales y de siempre pero totalmente mágicos; siiii que son postales para guardar para siempre. Me encanta leerte, transmites tranquilidad y paz. Besicos playeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer leer tu comentario, me encanta que lo percibas así. Muchas gracias por tus palabras y ¡que suerte! recibir besos desde la playa :)
      Besos también para ti

      Eliminar
  4. Sin duda, son auténticas postales. Son preciosas todas pero me ha gustado especialmente la del tronco ese con forma de cara, qué gracioso!
    Transmiten perfectamente el disfrute y la estación en la que estamos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien!, me alegra que te gusten, muchas gracias :)
      Si te ha caído simpático nuestro amigo de madera podéis encontrarlo en el pueblo de Avioncillo, cerca de Calatañator , en un sitio muy agradable para hacer un picnic.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me has trasportado con esas imágenes hasta la vereda verde del río y he podido sentir la tierra roja bajo mis pies, la luz del sol calentándome la espalda...

    Unas postales preciosas. Unos recuerdos imborrables.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que viajes un poquito con nosotros!, la buena compañía siempre aumenta el atractivo de las cosas ;)
      Gracias por tus bonitas palabras.
      Un abrazo también para ti

      Eliminar