viernes, 4 de marzo de 2016

Dibujar encima del dibujo

A Pequeño Dragón le apasiona dibujar, siempre encuentra una excusa para activarse creativamente y ponerse a expresar sus talentos, yo me derrito con sus procesos. Siempre está inventado.

Ayer descubrió un unicornio dibujado sobre una esterilla, que hice en mi adolescencia y que inexplicablemente ha sobrevivido a cuatro mudanzas. Lo tubo claro desde el principio, quería dibujar el unicornio y para darle más realismo fijarse en esta cabeza de caballo en escayola que ha rodado por diferentes sitios desde mis tiempos de estudiante ("por que los unicornios son igual que los caballos pero sin cuerno, ¿verdad mama?") . El mismo ubicó sus materiales y se puso manos a la obra. Tumbarse encima del dibujo para hacerlo es una experiencia en sí misma: implica mover todo el cuerpo y no solo las manos.


Se puede decir que cuando Pequeño Dragón dibuja entra en trance, y lo hace repitiendo su particular mantra en forma de silviditos con los que llenan toda la casa, como si fueran pajarillos inquietos.


Puede que sean mis gafitas de madre, pero a mi me parece que los resultados siempre son espectaculares.


Y este en concreto, ¿no tiene un aire totalmente Picasiano? :))


Mucho arte  tenemos en casa :D

12 comentarios:

  1. Es genial Aurora.Sencillamente genial.Besos
    Sali

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Qué ilusión me hace encontrarte por aquí Sali, 😃
      Un abrazo XXL

      Eliminar
  2. Guau!!!! Sin palabras me deja. Un beso enorme para el artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Towandaaaa!! Que energías transmites incluso muda 😉
      Muchas gracias amore

      Eliminar
  3. Que bonito! su unicornio ya de camino directo a la galería!---- porque perdemos el poder de pintar así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad! Los prejuicios y convencionalismos populares sobre lo que es un buen dibujo arruinan la libertad para expresarse que tienen los niños, mi mayor con sólo ocho años ya no quiere dibujar por que dice que no sabe y a mi me da tanta pena..... En fin ¡larga vida al arte infantil sin cortapisas!

      Eliminar
  4. Es una maravilla, y tienes razón: recuerda totalmente a Picasso. Ese peque es un artista.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  5. Si que lo es!!!, jajajaja .... Si vieras como disfruta!... Ya solo por eso vale un Potosí :))
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  6. Precioso compartir esta experiencia familiar. Me encanta eso de que sus silbidos llenen la casa mientras pinta. Ese mantra tan maravilloso que riega a todos.
    Besos ¡Yo también te sigo Bichera!
    muuuuuuu

    ResponderEliminar
  7. Qué chulo!!

    Te sigo y te invito a seguirme :)

    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y tu comentario, tengo abandonadísimo el mundo bloguero y comentarios de gente nueva siempre reavivan un poco el tizón y ponen al gusanillo a escarbar otra vez...
      Un abrazo!

      Eliminar
  8. Antes de llegar a leerte lo del arte picassiano, como ya había visto la foto, ha sido lo primero que me ha venido a la cabeza, está suuuper chulo ese unicornio, tiene un gran estilo Pequeño Dragón. Besicos playeros.

    ResponderEliminar